junio 13, 2024

San Antonio de Cabeza y las posibilidades del amor

El 13 de junio es el Día de San Antonio de Padua. El patrono de las causas perdidas es un santo infaltable en la cultura popular de Guatemala. La banda San Antonio de Cabeza toma este nombre de la tradición de voltear al santo para pedir su intercesión en el milagro del amor.
Retablo a San Antonio de Padua (Museo Amparo. Sin fecha. Técnica: Óleo sobre lámina. No. registro: EXVO.01341.)

Patrono de las causas perdidas

Los tiempos cambian y algunas tradiciones se van perdiendo en el inexorable progreso de la modernidad. «Ya no hay tiempo, sólo rapidez», diría Martin Heidegger, filósofo existencialista del siglo pasado, quizá previendo la aceleración e inmediatez que le deparaba al mundo actual.

Pese a ello, hay cosas que nunca desaparecen de los acervos de la costumbre. Las tradiciones permanecen cuando adquieren significados en la cotidianidad de las personas. El amor es, como se sabe, el motor de la vida; sustancia mágica y escurridiza que no se adquiere en farmacias. 

Tal vez por eso la devoción de San Antonio de Padua, santo de las causas perdidas, es tan importante en la esfera de significaciones de Guatemala, país heredero de la religiosidad católica importada del Viejo Continente con la colonización española. Resuena el poder divino de San Antonio en los cinco municipios de la República de Guatemala que llevan el nombre de este santo patrono.* 

Como señala Ángel Valdés, profesor de la Escuela de Historia de la Usac, la devoción a los santos se remonta al periodo de la persecución del cristianismo en el Imperio Romano, donde «los mártires pasaban a ser santos; elemento que se mezcló con la tradición romana de honrar la memoria de los antepasados. Al lado del centro del hogar, que era el fuego que estaba dentro de las casas, ponían pequeñas imágenes de sus antepasados para honrarlos, haciéndoles ofrendas de comida».

Pero pasados los años, ya con el cristianismo como religión lícita y oficial del Estado, impuesta por el emperador Teodosio, las condiciones para ser santo se fueron institucionalizando a partir de la incorporación de elementos teológicos, explica Valdés. Los requisitos para serlo tienen variaciones de acuerdo a la época —actualmente, un youtuber está a punto de ser canonizado—; en un primer momento, se daba en cumplimiento de las virtudes cristianas (pobreza, castidad, obediencia), y otras veces por mera aclamación popular o porque un papa amanecía con ganas de canonizar a alguien. Pero uno de los requerimientos teológicos fundamentales, sino el que más, es que los santos produzcan milagros.  

En el caso del culto a San Antoñito en Guatemala, el milagro es el de merecer el amor. El historiador Fernando Urquizú explica que antiguamente en ese mundo colonial del que somos herederos 

las personas no se conocían por medio de internet ni de las aplicaciones de citas, sino en los retablos de las iglesias. Si usted quería encontrar a una persona que le gustara, podía ir el día de San Antonio a rezarle al santo para que le concediera un deseo. Las damas especialmente iban a visitar un retablo, por ejemplo, el de la Sagrada Familia en la Iglesia de la Merced… Hay altares para determinadas devociones. Y entonces, si las damas iban el día de San Antonio, o si iban frecuentemente a rezarle al santo a la Sagrada Familia y dejaban un pañuelo tirado, eso indicaba que estaban buscando novio. Los hombres observaban estos detalles, recogían el pañuelo y lo iban a devolver, etcétera. Después se ponía a San Antonio de cabeza, para ver si la persona iba a regresar, y dar el pañuelo era una señal de que le interesaba una relación. Entonces tenemos que pensar que esas relaciones, o esos detalles nacen de la vida real, y de las formas de comunicación barrocas que son totalmente diferentes a las formas de comunicación como las conocemos actualmente.

Del barroco a la modernidad líquida

Toda esta parafernalia alrededor de la devoción a San Antonio ha sobrevivido quizá porque el amor, o el miedo a la soledad, es un elemento infaltable en la sociedad de cualquier época, amén que en el presente se tienda cada vez más a vivir un amor líquido y fugaz. Lo interesante es que la tradición de voltear a San Antoñito de Padua tiene una significación importante en la cultura popular y en expresiones urbanas actuales. En Guatemala, por ejemplo, una banda musical lleva por nombre San Antonio de Cabeza. Marlon Valenzuela, vocalista de la banda, nos explica el significado de esta apropiación:

Nuestras primeras canciones eran baladas y, como Pity y yo nos habíamos conocido en la iglesia, mientras buscábamos nombre, Kike, de Nada Editores e Introácido, nos sugirió San Antonio de cabeza, y la verdad es que se nos hizo chistoso y terminamos eligiéndolo.

A mí, más que la cuestión de un santo patrono o un patrón a seguir, en el caso puntual de San Antonio de Padua, me parece importante la cuestión del milagro, y no en el sentido de sólo pedir por él, sino en la construcción, aquí y ahora, de lo que hemos proyectado para nuestro futuro. En ese sentido me gusta más la idea del santo con el que todo se puede. En una sociedad profundamente religiosa, los santos construyen la psique colectiva.

Integrantes de "San Antonio de Cabeza". De izquierda a derecha: Alejandro Santizo, Marlon Valenzuela, Omar "Pity" Hernández.

Fernando Bulhoes, más conocido como San Antonio de Padua (por haber muerto en dicha ciudad italiana), nació el 15 de agosto de 1195 en Lisboa, Portugal. Según el portal de información religiosa “Ecclesia”, el origen de su fama como salvador de objetos y causas perdidas se debe a una historia en la que un alumno del santo le robara un documento importante; San Antonio rezó y rezó hasta que se le concedió el milagro de la devolución del objeto robado.

San Antonio de Cabeza es una banda guatemalteca formada a finales de los 2000 en la periferia de la Ciudad de Guatemala, sus canciones cuentan episodios cotidianos y oníricos creados por Marlon Valenzuela y Omar “Pity” Hernández, actualmente acompañados por Alejandro Santizo. La agrupación abarca géneros que van del rock al pop pasando por el reggae, gypsy jazz y experimental. Se han presentado en festivales, teatros y centros culturales en la ciudad y el interior del país. Encuentras su música en redes y plataformas de streaming.

 

*Pueblos de Guatemala nombrados en honor a San Antonio de Padua:

San Antonio Huista, Huehuetenango

San Antonio La Paz, El Progreso

San Antonio Aguas Calientes, Sacatepéquez

San Antonio Palopó, Sololá 

San Antonio Suchitepéquez, Suchitepéquez

Nota: San Antonio Ilotenango, Quiché, y San Antonio Sacatepéquez, San Marcos, llevan ese nombre por el patrono Antonio Abad.